READING

Una decisión a revisar o La interminable longitud ...

Una decisión a revisar o La interminable longitud de un desayuno

No solamente un día puede ser interminable, sino que incluso un rato también puede serlo.

En un instante podemos tomar una decisión aparentemente inocente que puede terminar complicando un día, conduciéndonos a una sensación de intoxicación y de impotencia, simplemente por haber creído, por ejemplo,  que podríamos llegar a una cierta claridad informándonos a través de un periódico, cuando la experiencia nos dice que lo que termina ocurriendo, en casi todos esos casos, es lo de siempre. En una palabra, que a menudo no hacemos caso a la experiencia en la medida necesaria, acabando una vez más repitiéndonos.

Uno se puede levantar cualquier mañana, incluso un domingo azul en el que todo parece brillar, y decidir darse un extra y no desayunar en casa, sino salir de ella para acercarse hasta la cristalera de un bar a tomar un café y un pincho de tortilla, pedir el periódico y que a través de sus páginas todo comience a aparecer confuso, y eso es lo que hoy le ha ocurrido a un amigo que prefiere permanecer en el anonimato con el que me dice que disfruta.

Evidentemente, me dijo, que sería un error responsabilizar a las codiciosas empresas de la información o a los esforzados periodistas y no a sí mismo. De lo que mi amigo está seguro, es que si no hubiese cometido la imprudencia de abandonar su hábito de desayunar en casa escuchando a su querido Bach  mientras tenía la posibilidad de contemplar la sierra que se ve desde su acogedora y rústica cocina, decidiendo de pronto salir de ella a pasar un  rato leyendo el periódico en el bar, no se hubiese encontrado en el estado de confusión en el que se encontró, de tal forma, que esa confusión, que normalmente le acompañaba, se terminó complicando por la inesperada invasión de tantas aparentes noticias. Al sentirse intoxicado por lo que iba leyendo terminó por plegar el periódico, pidió un segundo café y se dispuso  a entretenerse mirando hacia la concurrida plaza cercana donde algunos niños jugaban, prometiéndome no volver a cometer tamaño error, y mientras se lo prometía con vehemencia, tenía que realizar grandes esfuerzos para desintoxicar su mente.

En la primera página del periódico de ese día, destacaba una gran fotografía de un diputado sentado en el Congreso consultando un móvil, un diputado a quien se le descubrió haber enviado mensajes a los colegas de su partido, anunciándoles,  que el poder judicial continuaría controlado con el nombramiento del nuevo presidente, pretendiendo con ello transmitirles calma a sus colegas de bancada, diciéndoles que podían seguir como hasta ahora, ya que los trapos sucios no iban a salir a la luz y los que salgan no iban a causarles inconvenientes. Mientras se extendía esa noticia, los ciudadanos de ese país, como si estuviesen acostumbrados a hechos de este tipo, no se plantearon salir a la calle pidiendo el final de tal atropello y al mismo tiempo ninguna institución ha intervenido para impedir a estos diputados seguir ocupando cargos de responsabilizar desde los que pudiesen decidir sobre el resto de los ciudadanos del país, con sus normas, sus leyes y sus criterios, que es lo mínimo que un país haría si estuviese fundamentado sobre la decencia.

Resulta evidente que alguien debería decirles  a los que con estas formas proceden, que tal comportamiento es propio de niños perversos que necesitan urgentemente reeducarse, ya que son un mal ejemplo para los otros niños del país, tan necesitado el pobre de ejemplaridad. Pensó, dijo mi amigo mientras se detenía a mirar fijamente el rostro de autor de los mensajes, que esos chicos merecían ser ingresados sin demora en un buen colegio de educación básica porque  su inmadurez era manifiesta.

El titular de la noticia era que: “LA INJERENCIA DE LA POLÍTICA EN LA JUSTICIA CREA UNA CRISIS INÉDITA”¿pero cómo inédita? -se preguntó el lector, si es algo que viene ocurriendo con una normalidad enfermiza.

Y con semejante titular decidió no leer el resto del artículo, era fácil de imaginar de que iba la cosa, ya sabía que no se quiere evitar la corrupción, ya sabía que el texto se fundamentaba en la manipulación, en no aportar una solución que era fácil de aplicar. Era como para vomitar el café y el pincho de tortilla que acababa de tomar, y lamentó que el estómago y su sistema nervioso se hubiesen acostumbrado a semejante situación de contención, pero también sabe que todo eso le estaba afectando al cuerpo en alguna otra parte más.

Además de esa noticia, destacaba en la misma página una información sobre un pueblo del sur que mostraba su hostilidad ante la llegada de inmigrantes, casi todos ellos esclavizados con salarios de miseria que viven en condiciones inhumanas. También recogía esa primera página el anuncio de la amenaza que desde Bruselas (por supuesto sin citar quienes eran esos desconocidos de Bruselas que se dedicaban a amenazar a los ciudadanos) hacía con respecto a la inestabilidad de las cuentas del país en el que nació y vivía el lector del periódico. Otra noticia, anunciaba que una nueva ley aparentemente pretendía proteger a los desahuciados que dejan de pagar el tres por ciento de sus hipotecas. Y en un espacio central, pero en la parte baja de la página, se anunciaba una bodega de vino, que si no fuese porque acababa de tomar un café, sería lo único digerible que figuraba.

Continúan las noticias sobre el Brexit, un asunto que ya dura meses y que no hacen nada más que menearlo hasta hacerlo indigesto, es decir hasta convertirlo en algo en el que nadie cree que se está actuando correctamente, produciéndole la sensación de que Europa no se va a construir y que era un cuento chino más, ya que en la página siguiente figuraba que los conflictos existentes en una extraña reunión de países europeos, no iban a poder conseguir configurar unas posturas en común con respecto a su estrategia bélica, es decir que era otro tema que le olió fatal, otro tema sobre el que debería saltar como son todos los temas detrás de los que se esconden los ejércitos y la fabricación de armamento. Se sentía  incapaz, y reconoce que lo necesitaba, de confiar en las personas que se dedican a la información y a las actividades bélicas, pero no le resultaba posible y lo lamentaba. Mi amigo el lector, para no pensar en estos asuntos, se ve en la necesidad de pasar de nuevo página porque le encantaría que ese tipo de personas se dedicasen a otros menesteres.

En una esquina de esa página una organización internacional, también muy nombrada, pero sospechosa de meter a los ciudadanos en conflicto tras conflicto, enviaba un tímido mensaje de tranquilidad, es decir lo titulan así, como dando a entender que todos sus otros mensajes generaban intranquilidad. Pensó que quien genera intranquilidad no puede ser capaz de tranquilizar a nadie sin cambiar radicalmente, un pensamiento que le causó molestias de todo tipo.

Ya pasó el lector a la página dedicada a asuntos internacionales y aparece una foto de un impresentable presidente del que dicen que es el país más poderoso del mundo (algo que por supuesto es ridículo, porque en tal caso que alguien así existiese sería un auténtico cretino), un presidente que de tanto salir y de tanto criticarle vanamente se ha convertido en alguien que está presente en las ediciones de toda de la prensa mundial,  y que hoy se mostraba obsesionado en intensificar las ofensivas contra la inmigración en su propio país que había sido hecho precisamente por emigrantes Entonces, el lector se da cuenta que no debe contaminarse con el contacto con personajes de este calibre y debe mantenerse alejado de ellos  y pasa rápido página porque además no debía, pensó, de engordar el ego de semejante monstruo y por tanto no debe dedicarles ni un segundo de su vida y mucho menos desayunando en un día de sol porque estaría convocando la oscuridad. Estaba convencido de que si no se les escuchase desaparecerían del mapa.

Las siguientes cuatro páginas continúan dedicadas a asuntos internacionales y en ellas figura una impresionante foto de un hombre ensangrentado que es llevado en una camilla, producto, al parecer, de un atentado suicida que produjo cincuenta muertos. Otra noticia, informa de las mafias que en un determinado y miserable país venden electricidad producida por generadores. Otra está dedicada a una oscura organización policial internacional. Otra titula que es imposible el rescate de un submarino hundido con cadáveres en su interior e intercaladas aparecen dos páginas de publicidad: una de ellas de una marca de automóviles y otra de una compañía de seguros, es decir de dos empresas que todos sabemos que son sospechosas de no cumplir lo que a bombo y platillo publicitan, pero que a base de repetir y repetir en cada número y a página completa, terminan consiguiente que suficientes ciudadanos terminen consumiendo sus ofertas.

Abre la página de opinión, dedicada al mensaje del diputado de la portada y al humor gráfico que suele ser lo más lúcido de la edición de cada día y que al lector momentáneamente alivia. Se encuentra con otro artículo de opinión, que normalmente está escrito por algún personaje conocido, al que se le atribuye una especialización y la autoría de varios libros, el cual escribe sobre un llamado nuevo ejército continental europeo sin ponerle ningún tipo de objeción tal como si fuese imprescindible, sino más bien dándole una especie de beneplácito, aunque con algunos consejos de cómo llevarlo a cabo, o sea infumable.

Sigue otra página con opiniones sobre escuela pública y religión, hay otro nuevo espacio para el humor gráfico y un tercer artículo sobre el mensaje del diputado de la portada y sobre la justicia, que si a esas alturas el lector no vomitó su desayuno encima del periódico, me dice, es porque enseguida pasó a la página donde escriben los lectores, bueno algunos lectores , ya que no se da información de las cartas  que no se publican, y tampoco debe, me sigue diciendo creer mucho en las tres o cuatro que algún desconocido arbitrariamente selecciona para publicar, aunque de vez en cuando alguna carta aparece no exenta de cierta lucidez, pero que no le parecía que causase algún tipo de repercusión.

Todo lo que veía le parecía indicar que lo oscuro y lo feo, crea tendencia por encima de lo bello, lo alegre, lo pacífico, lo creativo y lo generoso, llevando a los humanos a una repetición de situaciones de las que parece imposible progresar. El lector pensó que mientras no exista una prensa que abra caminos en vez de enfangarnos en los mismos, no debería ni de acercarse a ella, algo que también debería hacer con los informativos de la televisión y de la radio, que parecían repetir las mismas formas que la prensa escrita y que solo muy de vez en cuando tenían interés, un vez y cuando que no justificaba la atención.

Ya pasa a la página destinada a su país que sigue extendiéndose en el famoso mensaje del diputado, en las posturas de los partidos políticos al respecto y en la reciente dimisión del juez jefe del poder judicial, es decir otras cuatro páginas que lograron que los asuntos que a todos afectan se zanjase sin ninguna alternativa esperanzadora al no poner objeciones a que el poder judicial siga controlado por el poder político. En ese momento pensó, que ni los políticos ni los fiscales y jueces deberían tener tales poderes en una democracia en la que el poder, que teóricamente, tendría que ser el de los ciudadanos, los cuales parecen haber renunciado a ejercer sus derechos mientras se dedican en silencio a consumir productos, muchos de ellos inútiles, y a delegar su responsabilidad dejándola en manos de unos pocos para que lo cocinen exclusivamente en su hipotético beneficio personal y económico; dirigiendo a su antojo la economía, la educación, la sanidad, el urbanismo, las formas de organizarse etc. etc…

A esas alturas la lectura se estaba ya volviendo insoportable, pero se empeñó en seguir, hoy tenía que enfangarse del todo para ver si era capaz de desprenderse de esa necesidad de sentirse informado de esta forma, que evidentemente solo es una que cierra las puertas a otras.

Se encuentra con una página nueva dedicada a las relaciones entre su país y otro país centroamericano, con el que no acaban de concretarse unas formas de mutuo respeto, algo que parece intencionado, como si hubiese que estar así siempre. Después otra página con una gran fotografía y un  gráfico, está dedicada a un accidente de tren con un muerto y varios heridos debido al desprendimiento de tierras. Siguen dedicándose estos días a la violencia machista y la forma con la que se tratan estos temas le parece que se multiplica los problemas, incluso a pesar de las campañas, los videos y los encuentros que paralelamente se organizan al respecto. Tenía la sensación de que la mayoría de esos temas es mejor no menearlos como se vienen haciendo porque cuando se tratan como se viene haciendo, parece que más bien colaboran a complicarlos.

Se encontró con una página dedicada a pueblos que se abandonan, algo que viene ocurriendo en este país desde hace unos años, tal como si las culturas urbanas y rurales no pudiesen convivir y la rural debería de ser eliminada. Esta lectura le produce la impresión de que lo que pasa en los pueblos pequeños no va a tener remedio porque no se le busca. Otra página se refería a una nueva forma de cirugía para transexuales, con un anuncio más dedicado a los cruceros, animando a las personas a meterse con otras tres o cuatro mil en un barco y recorrer lugares paradisiacos que quedan convertidos en basureros, como está pasando en el Mediterráneo e incluso hasta en la Antártida.

 

Llega a las dos páginas dedicadas a lo que llaman Cultura, páginas consagradas a darse el periódico bombo a sí mismo,  imprimiendo para ello varios anuncios propios de lo que regala o pone a la venta cositas de todo tipo a sus lectores, expresando con ello que necesitan muchos más consumidores de noticias porque los están perdiendo y se resisten a desaparecer.

Las páginas deportivas se dedican a hablar de la ocurrencia que ha tenido el presidente del país de ofrecerle a Marruecos y Portugal la organización, para dentro de unos diez años, del Campeonato Mundial de Fútbol, una forma de facilitar el negocio a quienes ya todos sabemos y hay otras dos páginas dedicadas al futbol, a las máquinas de ajedrez y a las carreras de motos.

En economía y trabajo, abordan noticias con relación a opiniones procedentes de Europa, que son las que imponen las reglas del juego a todo un continente Se anuncia la compañía de ferrocarriles en una página al completo con ofertas y la siguiente página está dedicada a los hijos de un rey que aparecen en una fotografía. También se informa del tiempo, hay una partida de ajedrez, el sudoku, los sorteos de las loterías, las programaciones de las televisiones, unos cuantos anuncios por palabras en los que predomina las ofertas para relaciones sexuales de todo tipo y en la última página  una foto con un artículo dedicado a un futuro taxi volador y otro pequeño artículo donde se nos informa que a la poetisa uruguaya Ida Vitale le han dado el premio Cervantes a sus noventa y cinco años, y al colombiano Darío Jaramillo Agudelo el premio Federico García Lorca, sin que aparezca ningún testimonio de sus creaciones, pero eso si en la parte baja una agencia de abogados se anuncia para unas posibles reclamaciones a los bancos con casi un cien por cien de sentencias favorables ¡Ay! como le dolía, a esas alturas, todo lo que vienen armando los bancos, en los que todos los ciudadanos estamos ya obligados a tener una cuenta.

El lector pensaba que no hay institución pública que le proteja ante tantas invasiones mediáticas intoxicadoras que penetran en su cuerpo llevándole a pensamientos y reacciones indeseadas ante las que se siente impotente. El humano es frágil, ya se sabe y le cuesta defenderse, tanto le cuesta, que la mayoría individualmente no podía  hacerlo y era necesario un empuje y una claridad colectiva que le parecía dormida. aunque días, las manifestaciones masivas que están ocurriendo en Francia, donde millones de ciudadanos están en la calle mostrando su descontento con la subida del precio de la gasolina; pero evidentemente no por el uso de gasolina misma o planteándose si no es ya necesario poner el empeño en crear otras formas de vida  (a tanta claridad aún no se ha llegado en Francia ni en ninguna parte del mundo)

Todo le parecía indicar que nadie acaba de encontrar como librarnos de la lacra de una realidad manipulada que se ha introducido hasta en nuestra intimidad.

Quizás una de las huelgas más eficaces sería la de negarnos a consumir los medios de información, para intentar acercarnos a un mundo abierto, crear nuevas alternativas para exigir que quienes nos dirigen sean realmente nuestros representantes y no siga imperando la manipulación informativa. Es evidente que esa huelga no sería, piensa, una solución definitiva y habría que estar siempre atentos porque seguro que nuevos aprovechados surgirían con nuevas fórmulas, pero no podemos seguir negándonos a anular nuestra creatividad, negándonos a responder ante todo lo impuesto con formas oscuras que dañan sin piedad al hermoso planeta donde vivimos.

Pensó que evidentemente siempre nos queda la poesía, y la capacidad para que nadie contamine nuestros sentimientos y nuestras mentes, pero vivir poéticamente depende de la responsabilidad perseverante de cada uno.

Que todo termine decayendo, que las ambiciones no se terminen nunca de concretar, que sepamos hacia donde nos lleva el abandono de la fortaleza que supone una defensa en común de lo que es de todos, bien podría ser lo que nos impulsase a crear alternativas, y se repitió una de las frases de Heráclito mientras regresaba a casa deseando escuchar a su Bach, frase que había recogido del libro “Pensar y no caer” de Ramón Andrés, editado por Acantilado y traducida por  Agustín García Calvo:

48) EL DIOS, DÍA/NOCHE, INVIERNO/VERANO, GUERRA/PAZ, HARTURA/HAMBRE: TODOS LOS CONTRARIOS JUNTOS ÉSE ES EL PENSAMIENTO.

El amigo, al despedirse, me transmitió su intención de hacer todo lo posible para no repetir desayunos con semejante compañía.

Deseando haber sido capaz de transmitir lo que el anónimo lector de periódicos me contó, os saluda cordialmente

Francisco Pino Puente, colaborador de La Imperfecta en Toledo.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.