READING

La Necesidad del Motorista

La Necesidad del Motorista

Cada imagen inspira hasta el infinito, pero para el fotógrafo que pretenda que refleje lo que siente y ve, si no es capaz de apretar el botón en el instante oportuno la imagen se convertirá en otra.

En este caso, y en las fotos de Fidel Dueñas, el botón está pulsado en el momento más adecuado.

Otra cosa es la que le ocurre al que mire, que verá según sea quien la contemple y además como se encuentre al hacerlo.

El motorista, para llegar donde está, había tenido que ascender lentamente doce kilómetros  por la sinuosa carretera por dos razones, una prevista y otra no:

La primera razón porque al llegar al alto la moto se detiene sola, entonces el motorista la comprende al mirar hacia abajo y encontrarse con un humilde lago, que a cada instante parece diferente, y lo será, Y porque al alzar la vista hacia el horizonte, los ojos, por si aún fuera poco una impresión fuerte, se enamoran inmediatamente de las montañas de roca, que adornadas por neveros permanentes tiene delante.

La segunda razón ha sido circunstancial. Toma la decisión de bajar por la húmeda carretera hasta donde se encuentra el fotógrafo para decirle:

-Tengo que venir una vez al año a contemplar esto, es una necesidad.

Quien mira la imagen no ve el lago, ni ve las montañas en el horizonte, pero comprende entonces el sentido de la imagen y al motorista.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.